//Por qué los seguidores no son admiradores

Por qué los seguidores no son admiradores

En la era de las conversaciones, en un escenario social, no nos interesa un político que nos relate “su realidad”, sino que la comparta y la someta a la discusión.

 

Los políticos no saben cómo desarrollar y gestionar comunidades de millones de ciudadanos híper conectados.

Construir influencia digital se ha convertido en un tema clave. Todos tenemos una reputación digital aun por omisión. Aunque los políticos decidan ‘no estar’, sucede que de todas maneras están en las conversaciones de los ciudadanos.

Y justamente en la era de las conversaciones, en un escenario social, no nos interesa un político que nos relate “su realidad”, sino que la comparta y la someta a la discusión.

En mi artículo anterior “El discurso mágico de Google” comenté que vivimos contaminados por una idea simplificada de cómo debemos usar las nuevas tecnologías. Pero el branding personal en la era de las conversaciones es un tema complejo como bien se describe en el artículo Branding in the Age of Social Media”

Pasamos de políticos ausentes a relatores intensos de “vacío”. Los dos extremos construyen influencia digital negativa porque ninguno está entendiendo el nuevo paradigma. No hay un vínculo y entonces no sólo no se construye empatía, se genera un rechazo.

Los políticos creen que tener millones de seguidores es tener millones de admiradores. Pero un seguidor no es alguien que te quiere necesariamente, ni te da un cheque en blanco. Es una persona que le interesa ser parte de la conversación. Si no se le habilita la conversación a ese seguidor será un seguidor que estará enojado y tomará el relato para compartirlo negativamente con su propio ecosistema de seguidores.

Tener muchos seguidores es un desafío al ego. Y muchas veces lo que habilitamos es un escenario donde millones de personas terminan dejándonos de elegir.

Consejos para generar comunidad

1.Responde las preguntas: si sólo hablas en una dirección tu mensaje se convertirá en un grito enfurecido.

2. Habla de lo que le interesa al otro: si sólo hablas de ti, aburres

3. Define tu objetivo: finalmente, ¿qué es lo que buscas al conversar con tu audiencia?

4. Humaniza tu conversación: es clave que tu audiencia sienta que eres tu quien está del otro lado. No dejes que un community manager hable por ti.

5. Mide y gestiona las conversaciones con tus audiencias: hay tecnologías como Topic Flower que te permiten medir en tiempo real el engagement de tus conversaciones. Medir, corregir, cambiar y volver a medir.

6. Equilibrio entre frecuencia y calidad: sé relevante, no dejes conversaciones sin participar, mantén una frecuencia de comunicación que no sature.

7. Estudia a tus competidores: hoy la tecnología te permite observar que hace tu competidor, cuáles son sus conversaciones exitosas y cuáles están fracasando.

8. Descubre nuevos canales: no siempre hay que conversar en las redes sociales más conocidas. Los más jóvenes conforman tribus complejas que hablan en nuevas redes sociales de nicho. Descubre cuáles son.

9. Verifica la fuente de lo que informas: la mentira no se perdona. Construir influencia digital lleva tiempo, destruirla lleva un segundo.

10. Ser agradecido: da las gracias, aunque no te guste lo que te digan. Valora el disenso de tu comunidad.

11. Sé tu mismo: honesto y fresco.

Por | 2018-07-12T17:33:13+00:00 julio 12, 2018|Social Media|0 Comentarios

Acerca del Autor:

Daniel Dron